Los lunes en el árbol.

Imagen

A veces los días tienen siete lunes. Y quiero saber por qué, sucede que uno le sigue a otro tras otro tras otro. 

Trato de cerrar los ojos para no sentirlos, para no verlos. Y entonces, la luna cae encima de mi hecha pedazos, como si fuera de porcelana. 

Empiezo a correr. 

Bajo esta noche oscura, corro para que los pedazos de luna no me rompan la piel. 

Hay un árbol, que me ofrece resguardarme hasta que deje la luna de caer. 

A quien voy a contarle mis penas? —le pregunto al ancestral y gigantesco árbol

Solo se queda en silencio y con sus ramas, apuntando al cielo, me muestra una ráfaga de estrellas sonriendo para mi. 

Las estrellas no me son suficientes cuando recuerdo los días.. ya no son los lunes, son los días.. esos días.. 

Ahora solo puedo esconderme aquí contigo, en tus ramas, en tus colores perderme hasta no recordar el cielo, la luna y la noche con su gran vastedad. 

Y es que a veces, los días tienen siete lunes. 

 

Gisselle Hinojosa

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s