Muriendo

Y repentinamente todo se cae.
Se quiebra como el hielo al caer del cielo en invierno.
El sol se tiñó de rojo, el mismo rojo que se resbala por mi piel ahora.
El rojo que navega por mis venas envuelto de sustancias para no desfallecer.
Y tras reconocer lo irreconocible la sonrisa también se fue.
Se fueron las esperanzas debajo de mis pies.
Se fue la poesía llena de sueños rotos, llenos de sentimientos ahogados.
Esta lloviendo a cántaros aquí dentro.
El dolor es insoportable, la sensación de asfixia y las piedras golpeando mi cuerpo inerte.
Reconocí lo irreconocible, ya me ha dejado atrás.
No habrá mañanas ni poesías.
No habrá canciones a media noche.
Se ha ido y yo como Frida, cada día acabo muriendome un poco más.

Gisselle Hinojosa

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s