Ella quería volar

image

Ella estaba en cama, veía nacer el sol y lo despedía para recibir a la luna.
Vivía los días en repetición, a cámara lenta.
Recitaba versos desde el blanco de las sábanas.
Platicaba con las paredes, le hablaban de la humedad de los días fríos.
Veía bailar su alma entre las ventanas, le contaba de la risas en la calle, de las miradas pérdidas, de los amantes y la noche.
Después regresaba a su cama, y se metía a su cuerpo para darle un poco de color a sus días grises.
Le prometió que siempre regresaría, ella le dijo que el día que no lo hiciera lo entendería, pues merecía ser libre.
Entonces, su alma se convirtió en sus ojos, su risa, escuchaba todo lo que sucedía afuera, por primera vez podía salir y ver la luz del día hasta que el ocaso llegara.
Y así pasaron los días, había noches que su alma se quedaba a recorrer la calle, mientras ella intentaba despertar un día más.
Su cuerpo estaba perdiéndose entre las sábanas, había perdido la voz, pero conservo la sonrisa.
Los cuervos le visitaban diario, le picaban la piel, consumían su sangre y la guardaban en un frasco.
Ellos guardaban silencio, querían comerse cada uno de los órganos, bueno, los que le restaban.
Un día los cuervos hablaban con los gorriones que cuidaban de ella, les pidieron rendirse, entregarla para que ellos pudieran saciar su hambre.
– Ya no hay nada que hacer -dijo uno de los cuervos.
Y los gorriones se miraron con los ojos cristalinos, voltearon a ver al cielo y cantaron su mas bello trino al ser supremo, lo dejaron todo en sus manos.
El alma escucho lo que los cuervos y los gorriones hablaron, y decidió hacer algo para ella que seguía pérdida entre las sábanas blancas.
La invito a pasear, ella aceptó y se fueron los dos a surcar el viento y ver los días juntos.
Jamás volvió a la cama con sábanas blancas y paredes húmedas.

Gisselle Hinojosa.

Advertisements

9 thoughts on “Ella quería volar

  1. Dulce y tierna. Me gustó aquello de “Le prometió que siempre regresaría, ella le dijo que el día que no lo hiciera lo entendería, pues merecía ser libre”. Un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s