Akai ito, de la leyenda a la realidad.

z.red thread3
Red string.

No sé cuantas veces he intentado escribir sobre ella sin éxito. Las palabras tropiezan una contra otra y no logran existir fuera de mí. No quiero nombrarla porque amar es nombrar, y lo que siento por ella no es opuesto al amor, pero no es cercano al amor tampoco.

Es un sentimiento extranjero. Rabia y agradecimiento.

No puedo escribir su nombre sin que me arda la mano, ni pensar en su cuerpo sin arrepentimiento. Quisiera que no fuera así y decir que todo pasó por algo, que tal vez esa historia hacía parte de mí desde siempre. Pero es falso. No soy capaz de hablar de las múltiples maneras en las que me rompió para siempre.

No soy capaz de explicar cómo, después de ella me costó trabajo entender que el amor no es necesariamente el primer amor. Que enamorarse es y será siempre eso que me pasó a su lado, pero que amar es mejor.

Es en lo que escribo sobre ella donde guardo algunos de mis dolores más profundos: lo que se siente cuando el amor no es capaz de tocar al otro, la parte del cuerpo en la que duele el rechazo, el sabor que queda en la boca cuando ves a la persona que amas besar a alguien más.

No soy capaz de hablar de ella porque hablar de ella sería hablar de mí.

 A.Andrade

z.red thread

Un hilo rojo invisible, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse sin importar el tiempo, lugar o circunstancias, el hilo se puede estirar, contraer o enredar. Pero nunca se romperá.

Advertisements

16 thoughts on “Akai ito, de la leyenda a la realidad.

  1. Me parece curioso la manera en que hablas primeramente de tu dolor y deseos culminas con el hilo rojo, en la primera parte me hallo coincidiendo en tus perspectiva sobre el amor como necesario y a veces uno atado al dolor de perder a alguien que se ama

  2. Amar y no ser correspondido de la misma manera nos atraviesa el corazón. Puede que el destino nos una otra vez a esa persona o tal vez no. En todo caso, puede que vivir de esa esperanza nos haga perder a otra persona más valiosa. Saludos. Patricia

  3. Gisela… Hermoso lo que has escrito. Tienes razón en cuanto al hilo que une a los que están destinados. Aunque no parezca lógico es así.
    Esa, tu leyenda y realidad es digna de ser contada. También la mano me arde a veces cuando escribo, porque lo que sentimos se hace evidente.
    Un gran abrazo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s