Persiguiendo atardeceres

Atardecer en León Guanajuato.

Así ocurren mis días, persigo atardeceres por todos los que ya he perdido y por aquellos que un día no veré.

La vida es a colores aunque algunas veces sólo veamos grises, siempre regresan en un atardecer para iluminarnos la sonrisa.

Gisselle Hinojosa.

©Gisselle Hinojosa 2016-2017  Todos los derechos reservados.

Advertisements

Un sueño.

Las hojas caen en las tardes llenas de ausencias.

Juro que no exagero
si os digo que todo mi invierno se concentró en su cara,
que la lluvia era más pequeña que ella.
Que la vida
puede durar un cruce de miradas
en medio de una tormenta.
Y os aseguro que eso es un regalo,
eso es más que suficiente.
E igual que apareció,
se marchó:
como quien camina de puntillas
y provoca estampidas de latidos.
Disimulando,
como si no creyera en la poesía
y pensara que todo lo que no se dice en voz alta
no existe.
Como un secreto,
ignorante de que son silencios
que hacen más ruido que la verdad.

Y yo la dejé irse,
sin nombrarla
para no romper su existencia.
Elvira Sastre.